Empezando una brigantina: pruebas…(segunda parte)

Me fastidia darme cuenta que esto lleva sin novedades desde hace un tiempo, más por no compartirlas que porque no pasen. En los próximos meses habrá novedades más asiduamente (muchas están ya programadas, pero todo a su debido tiempo 😉 ), pero para recuperar algo del tiempo perdido, lo más “urgente” viene aquí…antes de que sea historia, al menos reciente XD

Con algo que parece ya un hábito, tras un parón, vuelta a hablar de lo mismo: la brigantina.

Bueno, poco a poco, voy pasando los patrones de las placas según Craig Nadler  a papel, y de ahí a cartón, numerando cada una de las piezas e invirtiendo el patrón para las piezas simétricas, de tal manera que todas tengan su referencia y forma originales bien claras por el interior.

Mientras, el montón de piezas cortadas va aumentando hasta empezar a ser engorroso (menos mal que todas llevan etiquetaa, porque si no…). A modo de pequeña prueba he hecho (más o menos) una de las escarcelas, para ir viendo qué tal me salía, y probando diferentes “remaches” que diesen el pego pero que sujetasen bien con las placas de cartón y que no necesite un yunque para remacharlos…me temo que el número necesario seguirá siendo de cuatro cifras, pero el precio global no será excesivo y los venden en las papelerías en paquetes de a cien en tamaños estándar.

Problema muy evidente:  tener precisión a la hora de hacer los grupos de tres agujeros: es más fácil hacerlo bien si son puntos que agujeros, porque centrar el sacabocados de alicate tantas veces es complicado…quizás me haga una plantilla en madera que me ayude a hacer los tres agujeros de manera idéntica una y otra vez. O invento el sacabocados triple, pero va a ser que no…me alegro de descubrirlo ahora y no con placas de metal y remaches de verdad. Mucho. Como mis vecinos, si lo supiesen.

 

Ahora la idea es hacer el patrón de la brigantina en tela (otra más aparente que esa telilla de sábana fina y de otro rojo con más “cuerpo”) y de ponerle las placas de cartón. De esa manera, podré modificar las piezas que lo necesiten para poder tenerla ajustada a mi medida. Cortar cartón no cuesta tanto como la chapa, y desremachar para corregir las chapas tiene que ser…interesante y educativo. Si bien no me servirá para recreación histórica, sí tendré una reproducción bastante aceptable para disfrazarme o para roles en vivo…a unos diez metros dará el pego. Si nadie decide dispararme con una ballesta, claro…pero eso ya es un problema de por sí XD

Para terminar, una curiosa caracerística: no puedes “plegar” una coraza así ¿a que no? A ver cómo funciona con la brigantina completa…esto no lo había visto antes…

Published in: on julio 31, 2011 at 10:01 pm  Dejar un comentario  
Tags: ,