Toby Capwell, estudioso y justador

Estaba obsesionado con los caballeros, armaduras, espadas, castillos, caballos…desde que tengo memoria.

Ahora tiene un doctorado sobre armaduras del siglo XV inglesas, es conservador de las Royal Armouries y participa en justas.

No está traducido, sólo sutitulado automáticamente por youtube en inglés (el traductor automático de subtitulos no funciona bien),  pero las imágenes merecen la pena aunque no entiendas lo que dice.

Desde luego, algo así es difícil de ver en nuestro país, porque todavía está por hacerse una justa con armaduras auténticas desde esta de 1912 en la que usaron…auténticas armaduras del siglo XVI (!).  La mayor parte de espectáculos ecuestres que se hacen apenas tienen relacion alguna con los de verdad…

Anuncios

La violenta vida (y muerte) de un caballero de la Edad Media

Fuente

Stirling puede ser conocida como la ciudad más pequeña de Escocia,  o porque su castillo fue asediado mediante el más grande trabuchet que dicen fue construido (transportado en 30 carretas, 5 maestros carpinteros  y 49 ayudantes tardaron tres meses en construirlo y lanzaba piedras de 300 libras -unos 135 Kg-) y del que tengo una maqueta por ahí.

Pero hoy, hablaremos de otra cosa: La vida y muerte de un caballero de hacia el 1390:

Aunque medía 170 cm y sólo tenía poco más que una veintena de años (entre 18 y 26), su cuerpo presenta diversas heridas violentas. Sobrevivió a una herida de flecha en el pecho, que se curó, regenerándose  el hueso alrededor. Otra herida a la que sobrevivió fue probablemente un corte en la parte frontal de la cabeza, probablemente de un hacha o espada. la herida mortal tuvo lugar cuando algo, posiblemente una espada, atravesó su nariz y mandíbula.

Además de estas heridas, le faltaban varios dientes, posiblemente perdidos de un golpe o una caída montando a caballo, una actividad que debía realizar a menudo, porque dejó marcas características en sus piernas. Además,  los músculos de la parte superior del cuerpo estaban notablemente desarrollados, como correspondería a un guerrero en forma.

Este esqueleto fue hallado en 1997 en lo que serían los restos de la capilla real del castillo, un lugar que no sería usado usualmente como lugar de enterramiento, excepto en caso excepcional (como un asedio) o fuese alguien de importancia. Intuyendo que estos restos podían contar mucho más mediante las técnicas adecuadas, como escaneado mediante láser, se decidió llevar a cabo un estudio en profundidad. Etá previsto analizar el perfil isotópico del oxígeno del esmalte dental, que refleja el origen de una persona por el agua que bebió durante su infancia.

De momento, una de las posibilidades que se valoran es que sea Robert Morley que murió en Stirling a causa de las heridas recibidas en un torneo en 1388. Su fuerte torso superior son consistentes con el manejo de armas, y sus heridas, marcas de una vida de caza, torneos y justas. La datación de C14 otorga un 95% de probablidades de que esta persona muriese entre 1390 y 1450, lo que en principio lo pone un poco difícil.

Junto a este esqueleto,  se encontraron varios más, muchos en estado fragmentario. Uno de ellos, perteneciente a una mujer del S.XIII, tenía dos agujeros cuadrados en el cráneo, posiblemente de un martillo de guerra.

Fuente:

Medieval news, cómo no.

Published in: on julio 25, 2009 at 1:05 pm  Comments (1)  
Tags: , , , ,