El Valor de las cosas

CC de las fotos: Recreoanacronista: atribución, no comercial, compartir igual.

Como aparece hoy recogido en el Diario de Noticias de Alava, cobrar entrada parece ser uno de los medios que valora la Diputación Foral de Alava para poner en valor el patrimonio que actualmente exhiben los diversos museos y colecciones de nuestra provincia. El principio es que lo que es gratis no se aprecia. En cambio, si se pasa a cobrar una cantidad, aunque sea simbólica, se supone que el que paga presta más atención y se “esfuerza” en apreciar la visita. Claro que también puede exigir unas contrapartidas: un horario que no sea sólo para visitas escolares, jubilados o parados. Información. Actividades. Exposiciones temporales…porque hay algunos, como el Museo de Armería, que lleva 30 años sin prácticamente cambios.

A modo de ejemplo,  el Artium o el Guggenheim son de los de pago, y tienen  horarios amplios y compatibles con el laboral: comparen el de un centro gratuito en Álava, es de 10 a 14 y de 16 a 18:30 los laborables (6 horas y media), los  Sábados de 10 a 14 (sólo 4) y los Domingos de 11 a 14 (3 horas)… con el caso del Artium: de 11 a 20 horas (9 horas), y Viernes, Sábados y vísperas de festivos, no sólo no cierran antes, sino que lo hacen media hora más tarde (!). Con el primer modelo, los vitorianos y los turistas lo tienen mal para visitarlos. En cambio, los museos “de pago” parecen comprender que aquellos que pagarían por entrar necesitan otro horario.

Pagando se podrá pedir más…pero siendo gratis parece que hay que dar las gracias.

Otra diferencia más es que cobrando entrada, hay que dar un motivo más para repetir la visita, no que sea gratis y tenga techo. No creo que haya gente que visite media docena de veces el Guggenheim sólo por el edificio (algo que se usa demasiado como reclamo, llegando a olvidar la función necesaria: exponer), pero sí por sus exposiciones temporales. Si se diese que finalmente se impone el pago de tarifas, si al menos es a cambio de unos horarios más prácticos y de una mayor atención y calidad de las exposiciones , no tendré ningún problema. Aunque espero que saquen abonos anuales…

Y por último, no querría dejar de aprovechar de que se habla de “poner en valor” el patrimonio para recordar dos de los casos más hirientes de nuestra provincia: la Iglesia paleocristiana de Buradón (de cuyo abandono ya hubo quejas hace 12  años, y cuya situación sigue sin cambio alguno) o el Museo de Heráldica,  que sigue cerrado tras su proyectado traslado a Villanañe, por mucho que algunos folletos para turistas continúe figurando como visitable…antes de empezar a querer cambiar algunas cosas accesorias, habría que dedicarse a lo urgente y lo importante.


Published in: on julio 26, 2010 at 3:36 pm  Comments (1)  
Tags: , , , , ,