Actualización de biblioteca (II)

Fuente: Muffet

Bueno, es muy parcial, pero tenía que darle un repaso a la biblioteca medieval.

Lo primero (y estoy todavía en ello) repasar las entradas de cada libro, para indicar el link al libro, a la biblioteca y a través de qué fuente lo conocí (es una manera de darles las gracias), de una manera más o menos estándar.

Lo segundo, incluir nuevos libros de los que ya tengo localizados (quedan bastantes por añadir, perdidos entre mis etiquetas de favoritos…).

Lo tercero y último, incluir una sección de “se busca”: hay libros (especialmente peninsulares) que no encuentro por ninguna parte, y que considero mucho más interesantes, aunque quizás no sean tan espectaculares como los libros ilustrados del XV y XVI. La Biblia de Roda, de Pamplona, las Cantigas, etc…sólo las conozco a partir de imágenes sueltas, y generalmente, de baja calidad. Vuestra aportación puede cambiar mucho esto.

La biblioteca de referencia también necesita ser actualizada, puesto que no he incluido muchos de los libros que ya he leído o que conozco.

Espero que estas noticias sean de vuestro agrado 😉

Otra colección de manuscritos digitalizada

Grabado del libro Fortalitium Fidei, de Alfonso Espina, obispo de Orense, fallecido en 1469 y  publicado hacia 1475 por Bernhard Richel en Basilea. Trata sobre los diferentes tipos de armadura (metáforicas…) que deben ser usadas por lor predicadores en su lucha contra los enemigos de la religión cristiana: Herejes, judíos y mahometanos.

Esta vez es la de la Universidad de Otago, Dunedin (casi parece broma), Nueva Zelanda, cuya sección de Colecciones Especiales alberga 42 ejemplares de libros anteriores al año 1501, representantes de la primera época de la imprenta en Italia, Alemania, Suiza o Francia.

“Estos libros no reciben la atención que deberían”, comenta el Dr. Kerr, responsable de la misma. “Todo el mundo presta más atención a los manuscritos iluminados porque se consideran más sexys” [Vaaale. Lo admito. Son los colorines…no lo puedo evitar]

Más que una digitalización completa (otra vez será) se ha elaborado una sencilla lista con los datos y muestras de cada libro, para dar a conocer este patrimonio casi desconocido en Nueva Zelanda y facilitar así su estudio, conocimiento y difusión. Cada libro tiene su belleza específica y su utilidad concreta.

Provenientes de ciudades europeas como Basilea, Speyer, Roma, Estrasburgo, Nuremberg, Venecia y Lyon, muestran la habilidad y medios que aquella naciente industria del libro impreso tenía. Tipografías, estilos, y calidades muy diversas comparten este escaparate virtual.

Catálogo virtual

Catálogo en PDF (5 Mb)

Y el libro de Alfonso de Espina, que ya está digitalizado al 100% en Cervantes Virtual…

Fuente: Medievalists.net

Cómo hacer capas medievales

Como prometí hace más o menos medio año, aquí están las capas.

Esta entrada no tiene otro objetivo que socorrer al que se quiera hacer rápidamente una capa, bien para carnavales, o para mercados medievales, etc. No son patrones estrictamente históricos, se dejan de lado muchos detalles  pero sirven para salir del paso. Aquel que quiera hacer algo más concreto, tendrá que buscar información complementaria (como la fíbula propia de su periodo y estatus, que es todo un mundo).

Cuando tenga “callo” haciendo ropa me comprometo a poner patrones más elaborados que antes habré investigado, cortado, cosido y probado ¿Vale? 😉

He de dar gracias a Hugo y Carmen, por ayudarme a hacer las capas, y a Iker, por posar con ellas durante el rodaje de Jauntxos, señores de la Guerra y de la Tierra. Por cierto, lleva dos capas, una larga de media circunferencia sin capucha y una corta de 3/4 de circunferencia con ella, ambas en lana. Las dos se sujetan con una fíbula.

Haced click sobre la imagen para verla mejor.

Espero que os sea de utilidad. Espero vuestros comentarios y sugerencias, especialmente de los eumeses y eumesas…

Published in: on febrero 9, 2010 at 1:25 pm  Comments (9)  
Tags: , , ,

Tres años sin Museo de Heráldica Alavesa

Foto de Gari Ver licencia

En marzo de 2007, y por cuestiones de accesibilidad y habitabilidad (las torres medievales no tiene rampas ni calefacción) fue cerrado uno de los museos más especiales de nuestra provincia. El museo de Heráldica Alavesa, cuyo cometido consiste en salvaguardar los escudos señoriales que antaño decoraban las fachadas de casas, palacios y otros edificios alaveses, comunicando en su lenguaje la propiedad o patronazgo de linajes.

Fuente Wikicommons

Su traslado a la iglesia de Villanañe, situada junto a la torre de los Varona, fue anunciada hace ya dos años, pero no hay ninguna confirmación de que dicho traslado haya tan siquiera comenzado. Mientras tanto, persiste la duda de qué uso puede dedicarse la torre de Mendoza, solar originario de un apelido extendido primero en la reconquista y luego en la conquista de América, mucho más allá de la humilde villa que les dio nombre. También es el caso de la torre de Martioda,  adquirida por la Diputación Alavesa y que al contrario que la torre de Mendoza no sufrió una brutal restauración el los años 60 con criterios que hoy serían inadmisibles, sino que está en proceso de ruina, o del palacio de los Guevara, también restaurado en los 60 pero que jamás ha tenido ningún uso.

Fuente

Y también recientemente, las dominicas que habitaban el palacio de Quejana, imponente conjunto medieval que fue la residencia del Canciller Ayala entre muchos de su apellido, como Fernán Pérez de Ayala,  su padre,  han debido trasladarse a otro convento por su escaso número y avanzada edad, lo que unido a las características de un edificio de tal antigüedad, les hacía imposible continuar habitando allí. Las voluntades de los dos Ayala nombrados se incumplen, pues, tras más de 500 años de uso conventual para honrar el panteón familiar no habrá ya más religiosas en Quejana.

Noticias relacionadas:

22 de los 126 palacios y torres de Álava catalogados están en ruinas o en desuso