Los manuscritos, el PDF y la poética de Aristóteles.

labyrinth6

La supervivencia de muchos de los libros y tratados que se escribieron desde la invención de la escritura hasta la invención de la imprenta dependía, muchas veces, del destino de unos pocos ejemplares, copiados a mano. El desinterés, los incendios, las guerras u otro tipo de accidentes o destrucciones intencionadas, podían hacer desaparecer con gran facilidad los escasos ejemplares existentes  de volúmenes y autores enteros, sin dejar ningún rastro, o sólo menciones en textos supervivientes.

Aparte de esto, el que un texto haya llegado hasta nosotros se debe a sólo dos factores: interés o suerte.

Hoy en día estamos durante un nuevo punto de inflexión para la transmisión del conocimiento, similar a la invención de la escritura o la imprenta. Las posibilidades que ofrecen nuevas tecnologías  eran impensables hace unas pocas décadas, pero hace falta preparar una transición armoniosa entre ambas  que sea lo menos traumática no sólo a nivel de uso, sino legal y económicamente.

Muchos trabajos de autores famosos y respetados en vida han desaparecido, incluso en el caso de Aristóteles, sólo se conserva una tercera parte o menos. Si el texto gozaba de prestigio o “utilidad” era frecuentemente copiado, pudiendo dar lugar a docenas de ejemplares  (como los “comentarios al apocalipsis” de Beato de Liébana).  Otros, fueron considerados de insuficiente valor como para desperdiciar el preciado pergamino y tiempo, sólo existieron mientras los volúmenes ya escritos resistieron el paso del tiempo o hasta que alguien les encontró otro uso.

Beato.

Fuente:Wikipedia

La suerte, en algunos casos, ha permitido encontrar restos de volúmente perdidos, pero cuyas páginas fueron reutilizadas para vendajes de momias (en el caso de las obras de Menandro, comediante helénico), raspados y escritos encima otra vez, aprovechando el valioso pergamino (como el “tratado sobre los cuerpos flotantes” de Arquímedes), o usados para realizar tapas para otros libros, como es el caso de muchos textos hebraicos tras la expulsión de 1492. Un ejemplo más de suerte es “la villa de los papiros” en Pompeya, donde se han encontrado volúmenes desconocidos sobre el Epicureísmo.

Manuscríto de Arquímedes

Fuente: Wikipedia

Hoy en día, desde el comienzo del Siglo XXI, un nuevo modo de difundir y preservar la literatura se ha hecho un hueco en nuestras vidas: Internet, y el formato PDF.

La importancia de este hecho ha repercutido en muchas otras facetas de la vida y actividades. Los Presupuestos Generales del estado, el Boletin de Territorio Histórico de Alava (BOTHA) y otros documentos oficiales son fácilmente accesibles, con herramientas de búsqueda incorporadas, sin problemas de compatibilidad de formatos y fuentes,  eliminando la necesidad de impráctico (y muy gruesos) volúmenes de papel. Pero la que quizás más me interese, es la difusón de materiales y artículos que, de manera extremadamente barata y fácil, sin importar el país de publicación y el del lector, quedan al alcance de todos gratuitamente, facilitando la difusión de contenidos. Listados, como el de Dialnet, además de dar información sobre artículos publicados, indican cuándo es posible consultar textos completos (y debo ya mucho a este servicio). Gladius, publicación española sobre armamento antiguo, ha hecho consultables sus artículos desde el año 1961, ahora prácticamente imposibles de encontrar. O listados de algo tan extenso como todas las inscripciones en lengua latina, actualizadas, con fotografías, etc…

Uno de los aspectos más desconocidos de este impacto, es el auge de actividades que pueden realizar  lectores de este blog, como la recreación histórica y la esgrima antigua. En el caso de la esgrima es patente que el trabajo con fuentes originales es imprescindible. ¿Cómo se conseguía antes? Fotocopias que tenían que ser hechas a mano (y previamente consugue el permiso para hacerlo con incunables, claro)  y transmitidas, prestadas (empeorando la calidad), de persona en persona…o en el caso de que existiese, pagar exhorbitantes cantidades por algún facsímil. Sin esta conjunción (internet y libros digitalizados) la esgrima antigua sería mucho más difícil de lo que ya es, y antes de tan siquiera coger una espada.

Fuente: Wikipedia

Ahora, puedes comprobar el fondo de algunas bibliotecas online, mirar en listados realizados por asociaciones, o incluso encontrar traducciones en tu propio idioma realizados por esgrimistas, hechas para ser leídas y comprendidas.

También, otro aspecto positivo es  la preservación del conocimiento. Al igual que el la Edad Media, la abundancia de copias permitirá que, aunque la pérdida irreparable de un volumen original tenga lugar,  su contenido, el valor documental en oposición al “monumental” o monetario del objeto físico, bien en texto o imágenes, se conserve. Es una ventaja de los libros. El contenido de una primera edición de “Dublineses” de Joyce, es indistinguible de la edición de bolsillo (3,10€) de mi biblioteca.

Colonia, 3 de Marzo de 2009, el edificio del Historisches Archiv der Stadt Köln se colapsó. Dos personas murieron. Miles de documentos escritos desde el año 922 desaparecieron.

Fuente

Y a la inmensa mayoría de los lectores, el examinar el libro original no les aportará más información que la digitalización. De hecho, una digitalización puede tener características que no tiene un libro, como traducción “simultánea”, clasificación de ilustraciones por temática

Otra vez Colonia. Fuente

El propio archivo de Colonia está realizando un llamamiento a todos aquellos que alguna vez fotocopiaron, sacaron apuntes o fotografiaron documentos, para recuperar aquello que se dio por perdido. Porque ahora UN unico microfilm o fotocopia tiene el valor del original, es el último sitio donde la información documental se conserva.

Copyright ¿Protege o amenaza su supervivencia?

Fuente

No sólo podemos hablar de un mundo donde todos los documentos son incunables guardados en bibliotecas. El ámbito comercial de la literatura también debe modificarse, al estar más orientada al beneficio económico que a la supervivencia de la obra. Es mi opinión que, en un futuro, la existencia de derechos de copyright sólo pueda ser ejercida si es posible la adquisición del producto. Prohibir la copia de un libro para proteger derechos económicos (explotación de la copia) cuando resulta imposible de adquirir por la escasez de ejemplares y la lejanía en el tiempo de su edición resulta un inconveniente incomprensible. Pongo un ejemplo que me atañe. Un libro se edita en 1968, una tirada baja, por la especialización del tema, alto precio del libro y el idioma utilizados (actualmente oficial a nivel regional, pero de importancia irrisoria a nivel de difusión internacional). Cuarenta años después el autor sigue vivo (por fortuna para nosotros), por lo que este libro no pasará a ser de dominio público hasta , como mínimo, el 2079. En el caso de aplicarse la norma antigua (80 años en vez de 70) aún en vigencia, sería el 2089, 121 años después de la última edición. Si no existe ninguna reedición entremedias, la propia condición del volumen físico, puede haberlo hecho desaparecer antes de que pueda ser digitalizado. Muchos libros o revistas, editados de manera económica hace veinte o treinta años tienen unas características (acidez del papel, mal encuadernados, etc) que difícilmente sobrevivirán una veintena de años más, pero realizar una copia de ellos presenta problemas legales.

Por ello, y a simetría de lo que ocurrió una vez que se inventó la escritura, aquellos textos que no resulten digitalizados y puedan sobrevivir en un nuevo formato, desparecerán al desaparecer su “continente” físico, como desaparecieron los relatos orales de aquellos pueblos que no pudieron escribir sus mitos y leyendas. ¿Cómo si no conocemos a Gilgamesh?

Dedicado a Gris

Espero vuestros comentarios y opiniones.

PD: El motivo que me llevó a escribir este rollo 😉 fue que me ha sido imposible encontrar la “Crónicas” de Pero Lopez de Ayala. Teniendo en cuenta que sus autores equivalentes (Chandos, Froissart) disfrutan de ediciones anotadas y comentadas, empecé a rumiar…y también andaba dándolo vueltas a un par de cosas más, como el Archivo de Colonia y la relacion entre internet y esgrima antigua.

Anuncios
Published in: on septiembre 12, 2009 at 7:50 pm  Comments (1)  
Tags: , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://recreoanacronista.wordpress.com/2009/09/12/los-manuscritos-el-pdf-y-la-poetica-de-aristoteles/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Comentario…

    [..]Articulo Indexado Correctamente[..]…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: