Una agradable sorpresa

Algo se había comentado que el “mercado napoleónico” del año pasado se iba a repetir. Conseguí sacar tiempo para pasarme el viernes, cuando fue inaugurado, pero no vi ningún cambio sobre el año pasado, en el que la ambientación se limitó a unas mascaradas:

 

El temible ejército de mimos napoleónicos. No hay problema, ¡Podemos cerrar la frontera con muros invisibles!

Hoy, en cambio, he vuelto a visitarlo, porque me habían comentado que desde el sábado estaban los de Urgull Histórico, un grupo de recreación histórica napoleónica que ha estado en muchos eventos de ésta época, incluyendo Waterloo, y que representa regimientos de diferentes países. Por primera vez, desde 1813, estos uniformes han podido volverse a ver en Vitoria, por suerte esta vez de una manera mucho más amistosa. Y también lo digo por los ingleses… 😉

 

Incluso con su cañón: