La verguenza, o la pintura detrás de la tabla.

Fuente: El pais.com

Realmente, si ha sido noticia, es porque se trata de una de las representaciones del asesinato de Santo Tomás Beckett no sólo más antiguas y cercanas a los hechos, sino que además están en nuestro país. Si el santo no hubiese sido tan inglés (amigo del rey Enrique II y asesinado por discrepar con él en 1170) y patrón popular de Londres, no se le hubiese dado tanto bombo, no hubiese ido a Soria  la BBC…o ningún otro canal. Aunque este año  las Edades del Hombre tengan lugar allí.

La historia empieza tras el asesinato del santo. Una hija del rey, Leonor de Aquitania, se casa al poco con Alfonso VIII, rey de castilla. La santificación fue extremadamente rápida y popular, y aceptada incluso por aquel rey, que le llevó a la muerte, cuatro años después hizo pública penitencia en su tumba. Ella, ahora en Castilla, al igual que su familia en Inglaterra, manda dedicar capillas al santo. Como curiosidad añadir que ella está enterrada en Las Huelgas, en Burgos.

Desde hace quince años no se podían ver las pinturas, descubiertas en 1970 y protegidas de la intemperie por una burda plancha de aglomerado. En su momento no se hizo nada, y los daños (comparad las imágenes con el vídeo) son evidentes. Los colores han decaído, los bordes se han difminado… Ahora el Ayuntamiento de Soria tiene planeado invertir 2,5 millones de €  para la rehabilitación de la derruida iglesia. Con sabor amargo, tarde, no demasiado, pero tarde, con lo poco que hubiera cosatado asegurar su conservación hace sólo unos años…

Y aquí por lo menos ha habido un milagro, el de Santo Tomás Beckett. ¿Cuántas otras pinturas o esculturas no tendrán la suerte de estar en el centro de una ciudad o de gozar de la protección de un santo tan famoso?

Fuentes:

El País.com

Medieval news