Jabalinas

Bueno, que hacía tiempo que quería tener unas jabalinas, tanto para hacer de infantería ligera tardorromana como para medievaleces varias. Es  un arma muy usada hasta bien entrado el siglo XVI ( sí, 1500 y pico) pero que apenas se ve en recreación histórica, si no tenemos en cuenta el famoso pilum…. Voy a contar cómo he terminado teniendo unas, aunque la verdad, lo más importante del trabajo no lo hice yo…

Lo primero, conseguir las puntas. Es difícil conseguir algo intermedio entre puntas de flecha y puntas de lanza, esto es, que mida entre 10 y 28 mm de diámetro. No sé porqué. El caso es que lo más adecuado (y barato) eran estas:

De una “tienda virtual” valenciana, bastante conocida en el mundillo de la recreación histórica. El que las marquen con punzón propio es un bonito detalle:

12,90€ cada una, y de 26 a 28 mm de diámetro del cubo. Siguen siendo grandes…pero antes había otro problema:

Están muy embotadas. Parece ser que están diseñadas para usarse en representaciones de batallas (lo que sería, estrictamente, historical reenactment) y para que sean más seguras son así. Además, todo este grosor extra repercute en el peso, que es mucho para su pequeño tamaño (20 cm). Bueno, es un hierro bastante blando, así que aquí entra mi amigo Ernesto, que al contrario que yo, tienen un taller y hace cosas, como armeros o pianos que se tragan a gente, y se le da bien hacer cosas que pinchen, corten o todo a la vez. Usando una lijadora de cinta para madera, quitó el metal sobrante y les dio la punta que antes no tenían:

Antes: ya de serie son bastante diferentes entre sí.

Después: ya se pueden clavar en algo que no sea mantequilla.

También, aprovechando que no tienen el cubo soldado, a martillazos hizo más pequeño el diámetro para encajarlas en las astas que tenía. Esa es otra: ¿dónde consigues astas para armas de ídem hoy en día? Ya no puedo irme al casco viejo a la calle astería (existió, a saber cómo se llama ahora) a comprar una buena asta de fresno. La solución, como muchas veces, consiste en bajarme a la ferretería de la esquina (Alegría) que es de esas que tienen de todo y además, saben si te va a servir. Y tenían unos palos de pino gallego, de 22mm de diámetro, con un extremo roscado y una bonita etiqueta:

Y de paso, se ganan un mote.

¡Pues para la saca! En casa, un ratito de lija para hacer el extremo aún más cónico, un par de clavos, y ya están:

130 cm de largo, y 22mm de diámetro. Se pueden llevar las cuatro en una mano, pesan 500 gramos, así que están en el lado “gordo” de las jabalinas y no se podrán lanzar muy lejos (los blancos que use delante del público no lo estarán), pero no están mal para empezar. Tampoco tienen filo cortante, lo que para transportarles es mejor.

Presupuesto:

Puntas, ud.: 12,90€

Palos, ud.: 2,90€

Un amigo como Ernesto: no tiene precio.

Published in: on marzo 7, 2012 at 11:00 am  Comments (6)  
Tags: , , , ,