Tres años sin Museo de Heráldica Alavesa

Foto de Gari Ver licencia

En marzo de 2007, y por cuestiones de accesibilidad y habitabilidad (las torres medievales no tiene rampas ni calefacción) fue cerrado uno de los museos más especiales de nuestra provincia. El museo de Heráldica Alavesa, cuyo cometido consiste en salvaguardar los escudos señoriales que antaño decoraban las fachadas de casas, palacios y otros edificios alaveses, comunicando en su lenguaje la propiedad o patronazgo de linajes.

Fuente Wikicommons

Su traslado a la iglesia de Villanañe, situada junto a la torre de los Varona, fue anunciada hace ya dos años, pero no hay ninguna confirmación de que dicho traslado haya tan siquiera comenzado. Mientras tanto, persiste la duda de qué uso puede dedicarse la torre de Mendoza, solar originario de un apelido extendido primero en la reconquista y luego en la conquista de América, mucho más allá de la humilde villa que les dio nombre. También es el caso de la torre de Martioda,  adquirida por la Diputación Alavesa y que al contrario que la torre de Mendoza no sufrió una brutal restauración el los años 60 con criterios que hoy serían inadmisibles, sino que está en proceso de ruina, o del palacio de los Guevara, también restaurado en los 60 pero que jamás ha tenido ningún uso.

Fuente

Y también recientemente, las dominicas que habitaban el palacio de Quejana, imponente conjunto medieval que fue la residencia del Canciller Ayala entre muchos de su apellido, como Fernán Pérez de Ayala,  su padre,  han debido trasladarse a otro convento por su escaso número y avanzada edad, lo que unido a las características de un edificio de tal antigüedad, les hacía imposible continuar habitando allí. Las voluntades de los dos Ayala nombrados se incumplen, pues, tras más de 500 años de uso conventual para honrar el panteón familiar no habrá ya más religiosas en Quejana.

Noticias relacionadas:

22 de los 126 palacios y torres de Álava catalogados están en ruinas o en desuso

Anuncios

Jauntxos, señores de la guerra y de la tierra.

Este Martes tuvo lugar la presentación de la exposición “Jauntxos, señores de la guerra y de la tierra” en el museo Etnográfico de Arceniega. Estará abierta hasta el Lunes 10 de Enero de 11:00 – 14:00 y de 16:30 – 19:30 horas, siendo la entrada gratuita. Los lunes permanecerá cerrada al público.

Yo, mis compañeros del club de esgrima C.S.E. y de la asociación “Mitos” tomamos parte en la grabación del documental que acompaña dicha exposición, mostrando, cómo no, una impresionante lucha medieval “mejor que muchas películas”. Id y vedlo vosotros mismos…

Esta noticia en Diario de Noticias de Alava y Deia

Forjando un cañón medieval

En el Middelaldercentret, (centro medieval) en Dinamarca, fabricaron un cañón, réplica exacta de un original, con las técnicas históricas:

No voy a decir que no lo hagaís en casa, porque alguno estará calentando ya la forja…y aquí teneís cómo dispara:

Por supuesto, he de recordar que estas cosas son armas de fuego recogidas en el reglamento como tales y necesitan estar registradas y tener el permiso correspondiente. Si se puede usar -aunque no lo hagas- como arma de avancarga, es un arma de avancarga. Sin excusas.

Posibilidades

¿Cuántas posibilidades hay de reencontrar algo que has tenido en tus manos en la vida real en internet si no lo estás buscando?

Total que andaba yo buscando un tipo de sombrero medieval en imágenes de Google (concretamente un chaperon, pero se me había olvidado el nombrecito), y una de las fotos me gustó. Abrí una pestaña nueva con esa página, y seguí a lo mío. Más tarde reviso la foto:

(más…)

Published in: on octubre 9, 2009 at 3:45 pm  Dejar un comentario  
Tags: ,

Armas de fuego medievales

El Taller de Artillería Histórica  (Historical Ordnance -HO- workshop), asociado al Centro para la Edad Media en Dinamarca  (Middelaldercentret) in Denmark (que por cierto, tiene dos trabuquetes operativos), suele realizar encuentros anuales para experimentar la efectividad y diseño de las armas de fuego medievales. En el último encuentro, han experimentado diversas “recetas” históricas de explosivos, disparado flechas incendiarias con pólvora y arrojado “botes de fuego” incendiarios.

Contra lo que puede parecer, no se trata de recrear los efectos con mezclas modernas, porque de esa manera siempre se tenderá al “como yo creo que eran”, sino que el objetivo es usar técnicas y recetas históricas y aprender cómo “eran en realidad”.

Por cierto, destaco que esta gente trabaja en colaboración con artificieros del ejército y que son especialistas en la materia.

No intenteís hacer esto en casa. Nunca.

Ni aunque yo os lo diga.

Diferencias

Fuente: la web del arquitecto

Premio europeo para el Bibat

El diseño arquitectónico del museo alavés creado por Patxi Mangado resultó ganador entre 50 proyectos de 16 países

¿Qué se premió?

(más…)

Published in: on octubre 2, 2009 at 10:17 am  Dejar un comentario  
Tags: , , , ,

Actualización de bibliotecas.

Bueno, ya he estructurado mejor la medieval (aunque todavía tengo mucho trabajo pendiente) y he creado otra nueva, para libros y artículos de referencia modernos.

Todo ello, arriba a la derecha.

Published in: on septiembre 16, 2009 at 10:21 am  Dejar un comentario  
Tags:

Havhingsten fra Glendalough: Los orígenes

Fuente

Esta es una historia que me trae muchos recuerdos. Olor a resina, mar y algas, un patio de piedra y una pequeña moneda de plata. Supuso para mí un descubrimiento importante, ver que estas cosas eran posibles, que la Historia no es  piedras mohosas, libros muertos y objetos encerrados en vitrinas…sino pequeñas historias que zumban alrededor nuestro porque quieren ser oídas, para seguir vivas entre nosotros… somos, porque lo fueron.

El mar puede esconder secretos durante innumerables años bajo su extensa y siempre cambiante superficie. Durante siglos, los pescadores en el fiordeo de Roskilde encontraban trozos de madera antigua cuando izaban las reces en las inmediaciones de Skuldelev. Los pescadores se centraban en pescar, pero mantenían en la memoria de sus hallazgos inanimados. Trazaron su mapa mental de cuanto había bajo las aguas y lo transmitían de generación en generación.

fuente

“Los pescadores siempre supieron que había algo ahí abajo” comenta Ole Crumlin-Pedersen, antiguo director del Centro de Arqueología Marítima de Roskilde, y autor de varios libros sobre la materia. En 1957 Crumlin-Pedersen era miembro del equipo que buceó cerca de Skuldelev en el Fiordo de Roskilde, en el lugar donde los pescadores llevaban tiempo encontrando madera al izar las redes.

“creímos que habíamos encontrado los restos de un barco medieval”. Lo que encontraron, fue, en cambio, fue una sorprendente cápsula del tiempo arqueológica: los restos de cinco naves Vikingas, juntas, descansando al fondo de un antiguo canal de navegación que atravesaba el fiordo. Los barcos habían sido hundidos deliberadamente en el siglo XI con el fin de bloquear el canal de los enemigos. Durante siglos, parte de ellos se habían podrido lentamente y subido a la superficie, quedando atrapadas en las redes de los pescadores.

Fuente

Hicieron falta cinco años para recuperar los restos del agua. La conservación y completar el inmenso puzzle que eran las incontables piezas de mandera pertenecientes a cinco barcos diferentes, llevaron otros 25 años. Hoy en día, todos ellos estánexpuestos en el Museo especialmente construído para ellos, el Museo de los barcos vikingos  de Roskilde, donde además, hay más objetos expuestos: Maquetas de los barcos, un muelle, un taller de conservación de madera, e información sobre la arqueología marina danesa.

fuente

El principal atractivo del Museo, los barcos vikingos, están expuestos en la sala central, como oscuros esqueletos de ballenas. No todos se han conservado igual de bien, variando entre el 75% al 25% de restos conservado para el Skuldelev 2, el más grande de todos ellos, un navío capaz de navegar en alta mar.

Los barcos contrastan con el fiordo, visible detrás de ellos. Puedes mirar a través de la estructura de un barco del siglo XI y ver en el fiordo su gemelo del siglo XXI, una reconstrucción extraordinaria, el trabajo de más de diez años.

Fuente

Modernas técnicas permiten descubrir la edad de la madera con la que fueron construidos estos barcos. Mientras que cuatro de los cinco barcos fueron construidos con madera local de Dinamarca y Noruega, el quinto y más grande, el barco de guerra Skuldelev 2 está hecho con roble irlandés del condado de Wicklow. La datación por carbono 14  y el estudio de los anillos de crecimiento (dendrocronología) permitió averiguar que fue construido en Irlanda sobre el año 1042, donde los vikingos habían fundado ciudades como Dublín en el 852 y llevaban siglos establecidos.  Pese a que los vikingos perdieron la batalla de Clontarf Road en 1014 contra el mítico rey Brian Boru (que pereció en ella), su sistema económico, basado en el comercio marítimo y un urbanismo primitivo, terminó imponiéndose a la economía de subsistencia basada en ganado tradicional en la isla. Es, pues, una treintena de años después cuando un poderoso -y rico- caudillo mandó construir la nave, que fue usada para hacer la guerra. Unos veinte años después, terminó sus días en el fondo del fiordo de Roskilde, donde permaneció oculto durante casi un milenio.

Fuente

Continuará

Basado en mayor o menor medida en : Sailing home with the Vikings

Para más información:

www.museum.ie

www.seastallion.dk

www.vikingeskibsmuseet.dk

Fuente

“Museum replica” o porqué hay que investigar siempre las fuentes.

Muchas veces, cuando vamos a comprar algo de equipo para recreación, nos encontramos etiquetas como “historically accurate” y similares, que aunque en principio pueden parecer una garantía de que ha habido un esfuerzo por hacer una réplica fidedigna, y que responda a nuestras expectativas, generalmente sólo es una herramienta de marketing más, como “battle ready”, que no garantiza nada, y que incluso a veces, es motivo por sí sólo para desconfiar.
A veces, incluso viene  una referencia a una pieza original concreta de  un museo, lo que es ya (en teoría) la garantía imbatible de su autenticidad…

¿o no?

 

Investigar, siempre investigar las fuentes.

Hace un par de años, buscando rederencias del Museo de Armería de Alava, me encontré en el catálogo de esta marca que se dedica a fabricar reproducciones de armas antiguas una pieza del “Alava Prov. Archaeology Museum, Vitoria”:

Supongamos que el que lo encuentra es un hipotético recreacionista, que quiere recrear un caballero medieval español del S.XIII (uno de los siglos más “recreados”),  lo lee,  piensa que es de confianza, dice ¡es perfecto para mí! Y se lo compra.

Suena triste, pero dudando, es cómo más se aprende. Y quizás yo también me lo hubiese creído de no ser porque ese Museo está en mi ciudad.

Lo que para empezar, delataba que la fuente que habían usado era relativamente antigua, y que no habían visitado el Museo, llamado “Museo de Armería de Alava” desde 1975 . Empezamos bien. Por supuesto, nadie allí sabía que existía esta reproducción (suele hacer falta pedir permiso para reproducir piezas) pero quizás éste sea un detalle menor.

Lo curioso empezó cuando fui a comprobar la semblanza del la réplica con el original:

Vale, alguna se le parece lejanamente. Pero no hay nada parecido. Busqué en el catálogo:

Tampoco, y además no eran de la cronología de la fuente de Arms & Armour: “12-14th Century”

La respuesta tardó un tiempo en aparecer…leyendo un libro de Osprey.

“El Cid and the Reconquista 1050-1492”

vamos a verla de más cerca…

Está claro que es prácticamente idéntica a la reproducción, aunque el cubo exagonal puede que sólo sea un juego de luces y sombras. La referencia al dibujo indica que es una punta de lanza, del Museo Arqueológico Provincial de Alava, datada entre los siglos XII-XIV.

En esta imagen, del mismo libro, vemos una pieza intermedia entre la réplica y la real, sin el cubo exagonal pero con las tres anillas (aquí sin embargo juntas). Aquí pierdo la pista, pero de da la impresión que la imagen original era una fotgrafía en blanco y negro o una fotocopia con poco detalle, motivo que llevó a creer que los adornos laterales eran en realidad, anillas.

Los orígenes de la datación de esta pieza entre los siglos XII-XIV (Osprey) y XV-XVI (catálogo) siguen siendo desconocidos para mí. probablementeprovengan de alguno de los anteriores “cataloguillos” publicados en los años 60.

Por último, aclarar que esta réplica de punta de lanza sí puede corresponder a la cronología y zona descritas, pero no por estar basada en una pieza real (al menos, que yo conozca).

¿Porqué estudiar las armas antiguas?

Conferencia de Fernando Quesada, profesor de la U.A.M, reconocido investigador,  y divulgador sobre armas antiguas en este país. Es autor, además de numerosos artículos, del libro  “Armas de Grecia y Roma”.

El 22 de Mayo, a las 19:00 en la sala de conferencias del Bibat

Actualización:

Tras haberse celebrado, puedo decir que superó con creces mis expectativas. Quesada es un torrente de información, la conferencia fue muy sustanciosa (a pesar de que quitó 2/3 porque “no le iba a dar tiempo” ¡en dos horas!). También una oportunidad para conocer en persona a Marc Gener así como al propio Quesada (sólo les conocía virtualmente), a Jesus, del grupo de armas protohiostóricas con magnetita, así como saludar a las técnicos de Arqueología.

Hay que confesar que el tercer tiempo tampoco estuvo mal…

Espero sinceramente que se repitan actividades como esta.

Published in: on mayo 22, 2009 at 2:02 pm  Dejar un comentario  
Tags: , ,