Waterloo 1815-2015

Todavía estoy asimilando haber participado en algo así. Dejando de lado lo especial, simbólico o conmemorativo, ha resultado una experiencia inolvidable.

A pesar de que la masificación (más de 68.000 personas por día viendo las recreaciones o los campamentos) y que en ocasiones hubo algunos detalles que la organización no controlaba tan bien como hubiera debido, en general todo acompañó (incluso el inestable clima belga).

trigal

La gran escala de la recreación ha hecho que sea muy interesante para alguien que tenga curiosidad por conocer las condiciones de un combate hace 200 años, por varios motivos:

-Entrenar en maniaobras con un número superior a 100 personas. En nuestro caso, 4 “compañías” formadas por varios grupos distintos. Pasar de columna a línea de batalla, por “compañías” o “secciones”, y de ambas a cuadro y viceversa, movimientos oblicuos, despliegues en guerrilla, etc. En algunos momentos, llegamos a formar línea con al menos otras 1000 personas (estoy deseando ver esa foto aérea) con Brunswickers a nuestra izquierda, seguidos de los escoceses, y con la totalidad de los británicos a nuestra derecha.

11392875_478913988944734_1652063362246271156_o

Desglose de combatientes holandeses y de Nassau (1/28º Oranje-Nassau y 27º Jagers).
Ningún enfermo ni, ehm, “ausente”.

-Marchar y maniobrar en un trigal. Lo dejamos bien aplastado. Yendo tranquilamente, se puede elegir el hueco  entre surcos para caminar más cómodo, pero en formación hay lo que hay, y toca aplastar. Y eso causa una dificultad añadida al avance en formación, además de facilitar resbalones o tropezones por pisar en las roderas de la maquinaria.

-Visibilidad: La gran cantidad de disparos y artillería llegaron en ocasiones a ocultar casi completamente al enemigo. El viento, su fuerza y dirección influyeron mucho, especialmente en la recreación del sábado, en la que la artillería quemó kilos y kilos de pólvora a un ritmo impresionante.
Incluso sin humo de por medio, identificar a las unidades se hizo difícil. Un detalle: sabiendo que Napoleón estaba allí, verle, al menos por mi parte, fue imposible.

 

10641222_875700819131651_1163597841272313903_n

-Músicos: media docena larga de tambores y cornetas. A pesar de ser una unidad relativamente pequeña en comparación con un regimiento, se hizo difícil en ocasiones oír a los tambores, pero no así al corneta de infantería ligera, que sabía hacer bien su trabajo.

Dentro de unos días tocará hacer otra entrada, con fotos de los campamentos, entrenamientos y batalla. Aclaro que ninguna de las fotos es mía, sino que otros dos miembros de mi grupo (Miguel Angel y Miguel Angel) fueron los que se encargaron de inmortalizar el evento.

Termino con dos vídeos que si bien pueden parecer espectaculares, en ningún momento sacan a más de la décima parte de combatientes que allí estuvimos.

Anuncios
Published in: on julio 13, 2015 at 3:00 pm  Dejar un comentario  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://recreoanacronista.wordpress.com/2015/07/13/waterloo-1815-2015/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: