Havhingsten fra Glendalough: Los orígenes

Fuente

Esta es una historia que me trae muchos recuerdos. Olor a resina, mar y algas, un patio de piedra y una pequeña moneda de plata. Supuso para mí un descubrimiento importante, ver que estas cosas eran posibles, que la Historia no es  piedras mohosas, libros muertos y objetos encerrados en vitrinas…sino pequeñas historias que zumban alrededor nuestro porque quieren ser oídas, para seguir vivas entre nosotros… somos, porque lo fueron.

El mar puede esconder secretos durante innumerables años bajo su extensa y siempre cambiante superficie. Durante siglos, los pescadores en el fiordeo de Roskilde encontraban trozos de madera antigua cuando izaban las reces en las inmediaciones de Skuldelev. Los pescadores se centraban en pescar, pero mantenían en la memoria de sus hallazgos inanimados. Trazaron su mapa mental de cuanto había bajo las aguas y lo transmitían de generación en generación.

fuente

“Los pescadores siempre supieron que había algo ahí abajo” comenta Ole Crumlin-Pedersen, antiguo director del Centro de Arqueología Marítima de Roskilde, y autor de varios libros sobre la materia. En 1957 Crumlin-Pedersen era miembro del equipo que buceó cerca de Skuldelev en el Fiordo de Roskilde, en el lugar donde los pescadores llevaban tiempo encontrando madera al izar las redes.

“creímos que habíamos encontrado los restos de un barco medieval”. Lo que encontraron, fue, en cambio, fue una sorprendente cápsula del tiempo arqueológica: los restos de cinco naves Vikingas, juntas, descansando al fondo de un antiguo canal de navegación que atravesaba el fiordo. Los barcos habían sido hundidos deliberadamente en el siglo XI con el fin de bloquear el canal de los enemigos. Durante siglos, parte de ellos se habían podrido lentamente y subido a la superficie, quedando atrapadas en las redes de los pescadores.

Fuente

Hicieron falta cinco años para recuperar los restos del agua. La conservación y completar el inmenso puzzle que eran las incontables piezas de mandera pertenecientes a cinco barcos diferentes, llevaron otros 25 años. Hoy en día, todos ellos estánexpuestos en el Museo especialmente construído para ellos, el Museo de los barcos vikingos  de Roskilde, donde además, hay más objetos expuestos: Maquetas de los barcos, un muelle, un taller de conservación de madera, e información sobre la arqueología marina danesa.

fuente

El principal atractivo del Museo, los barcos vikingos, están expuestos en la sala central, como oscuros esqueletos de ballenas. No todos se han conservado igual de bien, variando entre el 75% al 25% de restos conservado para el Skuldelev 2, el más grande de todos ellos, un navío capaz de navegar en alta mar.

Los barcos contrastan con el fiordo, visible detrás de ellos. Puedes mirar a través de la estructura de un barco del siglo XI y ver en el fiordo su gemelo del siglo XXI, una reconstrucción extraordinaria, el trabajo de más de diez años.

Fuente

Modernas técnicas permiten descubrir la edad de la madera con la que fueron construidos estos barcos. Mientras que cuatro de los cinco barcos fueron construidos con madera local de Dinamarca y Noruega, el quinto y más grande, el barco de guerra Skuldelev 2 está hecho con roble irlandés del condado de Wicklow. La datación por carbono 14  y el estudio de los anillos de crecimiento (dendrocronología) permitió averiguar que fue construido en Irlanda sobre el año 1042, donde los vikingos habían fundado ciudades como Dublín en el 852 y llevaban siglos establecidos.  Pese a que los vikingos perdieron la batalla de Clontarf Road en 1014 contra el mítico rey Brian Boru (que pereció en ella), su sistema económico, basado en el comercio marítimo y un urbanismo primitivo, terminó imponiéndose a la economía de subsistencia basada en ganado tradicional en la isla. Es, pues, una treintena de años después cuando un poderoso -y rico- caudillo mandó construir la nave, que fue usada para hacer la guerra. Unos veinte años después, terminó sus días en el fondo del fiordo de Roskilde, donde permaneció oculto durante casi un milenio.

Fuente

Continuará

Basado en mayor o menor medida en : Sailing home with the Vikings

Para más información:

www.museum.ie

www.seastallion.dk

www.vikingeskibsmuseet.dk

Fuente

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://recreoanacronista.wordpress.com/2009/08/21/havhingsten-fra-glendalough-los-origenes/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. ¡Magnífico! ¡Queremos más!

  2. ¡Gracias! Habrá más, pero lleva su curro el traducir y completar la información. Por suerte cada vez hay más fotos CC con las que ilustrar artículos como éste (y hay aún mejores).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: